Versiones de la mañana. Comunicación

La presente dinámica tiene como finalidad descubrir cómo el discurso afecta directamente tanto lo que pensamos de la realidad como el efecto que causamos en las demás personas.

Se separa el grupo en dos, y a cada subgrupo se le entrega una versión de un texto, sin informarles que son diferentes. Individualmente, lo tendrán que leer y reflexionar sobre las preguntas; posteriormente, se reflexiona en el subgrupo, donde las respuestas probablemente sean similares. Finalmente, en el grupo concreto se vuelve a reflexionar, y aquí quedará claro que las respuestas son disímiles, y se tratará de ver por qué.

Al comparar los dos textos, se verá que ambos narran los mismos hechos, pero con palabras y giros sintácticos diferentes. Al final, se leerén los hechos «C», y se propondrán otras alternativas, pues las dos versiones solo son dos de todas las posibles.

A

Se levantó bien entrada la mañana, sufriendo las consecuencias del fin de semana, y discutió con su madre sobre la importancia de su educación. Hizo que le cambiara el desayuno, que apenas tocó, y se arrastró hasta el insti.

Llegó a segunda hora. Aunque había un sitio libre junto al moro, el sudaca y el maricón, que siempre andaban juntos, pasó de ellos y prefirió sentarse solo al fondo del aula, y así se lo manifestó a la profe, que no insistió demasiado. A la hora del recreo todo le sonaba a chino, así que le dejó bien claro a la de inglés lo que pensaba de su clase y se piró, aunque la pesada insistió –tampoco esta vez demasiado- en que no podía irse así. El maricón quiso acompañarle, pero otra vez pasó de él.

Sabía que su madre estaría en el curre, de modo que rebuscó entre los botes de cocina hasta dar con el dinero que ella guardaba para “emergencias”, cogió un billete de diez y otro de veinte, y se los fundió en el super y en el locutorio.

Como estaba reventado, se echó a dormir, pero su madre llegó de improviso y se puso a incordiarle: que qué hacía en la cama; que qué era eso que había en el frigo; que si los profesores le habían avisado al trabajo; que si el día siguiente… Así que tuvo otra discusión.

Una mañana más en su vida.

  1. ¿Piensas que el protagonista tiene una buena relación con su madre?
  2. ¿Te parece que se puede confiar en él?
  3. ¿Te cae bien?
  4. ¿Crees que le interesa su educación?
  5. ¿Muestra alguna actitud racista? ¿Y homófoba?
  6. La actitud hacia su vida, ¿es responsable? ¿Te da la impresión de que le gusta su vida?
  7. ¿Piensas que es orgulloso?
  8. ¿Crees que tiene buenos amigos?
  9. ¿En cuántos conflictos se ha encontrado durante la mañana? En tu opinión, ¿los ha resuelto bien?
  10. ¿De dónde crees que puede ser el protagonista de esta historia?

B

Todavía tenía un poco de fiebre, después de los 40º del fin de semana. Aunque un poco tarde, no quiso perder todo un día de instituto, si bien su madre le pidió que se quedara en la cama; pero los exámenes se acercaban y él no quería descolgarse ahora. Le pidió, eso sí, que le cambiara la leche por un zumo, pues sentía arcadas, pero al final tampoco pudo con las galletas. Se marchó al insti, pensando que luego, si se sentía mejor, comería algo.

Aunque había un sitio libre junto a Mohamed, Hugo y Pablo, sus inseparables compañeros, le explicó a la profesora que prefería sentarse solo porque no quería contagiarles; ésta le sugirió que se volviera a casa, pero él rehusó. Sin embargo, a la hora del recreo tuvo que admitir que no podía concentrarse, de modo que se lo explicó a la profesora, la cual propuso que alguien le acompañara –Pablo se ofreció- pero él les aseguró que se encontraba lo suficientemente bien.

Ya en casa, no recordaba en qué bote le había dicho su madre que estaba el dinero de “emergencias”, por si alguna vez lo necesitaba, y tuvo que buscar un poco hasta dar con él. Bajó al super, hizo la compra y luego fue al locutorio con el fin de recabar información en Internet para el trabajo de Ciencias.

Se sintió cansado y se acostó. Su madre llegó antes del trabajo, preocupándose por su salud, pues la habían llamado del instituto, y le regañó por no haberle hecho caso y por haber hecho la compra, asegurándole que iba a pasar al menos dos días más en la cama. Él argumentó que se encontraba mejor, pero accedió a que al día siguiente solo iría a clase si estaba bien del todo. Su madre le dio un beso y fue a preparar la comida.

Otra mañana más en su vida.

  1. ¿Piensas que el protagonista tiene una buena relación con su madre?
  2. ¿Te parece que se puede confiar en él?
  3. ¿Te cae bien?
  4. ¿Crees que le interesa su educación?
  5. ¿Muestra alguna actitud racista? ¿Y homófoba?
  6. La actitud hacia su vida, ¿es responsable? ¿Te da la impresión de que le gusta su vida?
  7. ¿Piensas que es orgulloso?
  8. ¿Crees que tiene buenos amigos?
  9. ¿En cuántos conflictos se ha encontrado durante la mañana? En tu opinión, ¿los ha resuelto bien?
  10. ¿De dónde crees que puede ser el protagonista de esta historia?

C

1. Juan ha estado enfermo y por eso se ha levantado tarde.

2. Juan quiere ir al colegio pero su madre opina que no está suficientemente recuperado.

3. Tiene que cambiar su desayuno por motivos de salud.

4. Sale hacia el instituto.

5. Ve a sus compañeros.

6. Se sienta solo por motivos de higiene.

7. Habla con la profesora.

8. En el recreo, debe marcharse por motivos de salud. La profesora se interesa por su salud.

9. Se va solo a casa.

10. No está su madre, así que busca el dinero para bajar a la compra.

11. Hace la compra y los deberes.

12. Se acuesta por motivos de salud.

13. Su madre llega y se interesa por su salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.