Clases ELE de continuación para adolescencia. Santo Toribio 2021-2022. Semana 2

Ir al blog.

Sesión 4

miércoles, 13 de octubre de 2021

Empezamos con una canción para dar ambiente mientras nos vamos incorporando a la clase, Puebla, de Álvaro Soler.

A continuación, se pidió a las personas participantes (hoy, 11, con una nueva incorporación que ya estuvo en el campamento) que escribieran una canción en un papel para ir eligiendo una cada día de manera aleatoria y así comenzar la sesión de manera positiva.

A continuación, hablamos un poco del fin de semana largo, de qué habían hecho, y luego escribieron en un papel una cosa significativa que hubieran hecho. Se hicieron tres grupos para hablar acerca de esas experiencias y practicar el español, mientras paseaba entre los grupos para escuchar la fluidez y resolver dudas ocasionales que no veían respuesta adecuada en el grupo.

Hecho esto, apunté en la pizarra algunas de las cuestiones gramaticales más prominentes sobre el pasado, entre las escuchadas, y procedimos a resolverlas en grupo. Fueron sobre todo referentes a algunos verbos irregulares: hice-hiciste-hizo; fui-fuiste-fue, y la tercera persona de singular con la -ó.

Cada participante presentó lo que había hecho otra persona de su grupo, y se ayudaron cuando había alguna complicación. Es verdad que hay que seguir perfeccionando la escucha, pero, en general, son bastante conscientes de ello como necesidad y como muestra de respeto.

En general, y salvo algunos casos que requerirán atención más personalizada, se expresan con cierta solvencia en pretérito perfecto simple, así que continuamos con el repaso A-2, presentando el pretérito imperfecto.

Nos limitamos a la utilización de acciones habituales en pasado, para lo cual primero repasamos las acciones habituales en presente. Bastante bien.

Presentamos las locuciones «Cuando era pequeña», «cuando vivía en Marruecos», «cuando tenía 10 años», y una lista de verbos propuestos por el grupo, después de explicarles por encima la formación de este tiempo.

Al principio, algunas reservas, pues entendían que en español hay muchos tiempos de pasado diferentes y que es un lío. Quedamos en que esta semana y la siguiente al menos (lo que necesitaran) lo íbamos a dedicar a trabajar este tiempo, y algunas de las principales diferencias con el pret. perfecto simple.

Después de varios ejercicios y repeticiones con las cosas que hacen ahora y lo que hacían antes, se fueron disolviendo (más o menos) algunos de los temores y terminamos echando unas risas.


A las seis y cinco empezamos los deberes, quien los tenía. Esta vez no ha sido tan caótico, por lo general he podido responder a todas las dudas y también se han ayudado.

Quienes no tenían deberes han leído y empezado a completar el texto https://es.educaplay.com/recursos-educativos/9713452-ele_a1_mubarak_en_delicias.html, que llevaba impreso porque allí sigue sin haber internet. Mañana lo terminaremos entre todo el grupo.

En general, buena tarde, hemos terminado a las 18:35, y porque han llegado las dos personas del siguiente grupo; si no, alguna persona se hubiera quedado un poco más para seguir con los deberes.

Sesión 5

Jueves, 14-10-2021

Hoy ha sido una tarde un poco anómala en varios sentidos, la mayoría positivos.

Hoy hemos empezado a poner una canción para comenzar la clase, eligiendo uno de sus papeles de manera aleatoria, y ver que se cumple en esto ha provocado una reacción de confianza.

Pidieron que antes de continuar con otras formas verbales, repasáramos un poco más, así que en vez de avanzar con el pretérito imperfecto y sus usos, hicimos varios juegos en pequeños grupos (diez personas, han faltado dos) para fomentar la oralidad y repasar lo visto, además de que en algunos casos nos sirvieron para contextualizar la gramática.

Los juegos fueron:

Tabla de verbos. Indefinido. ELE. A1. Se trata de identificar infinitivos y formas del pasado en primera o tercera persona de manera bidireccional: por un lado, y por turnos, cogen del mazo una tarjeta con el pasado y la relacionan con el infinitivo correspondiente de la tabla; a continuación, hacen una oración con esa forma verbal y luego hacen preguntas al resto de participantes (grupo de tres/4), entablando un minidiálogo. Una vez que se acaba el mazo (aproximadamente la mitad del tablero), deben intentar deducir la forma correspondiente del pasado, si es regular, o adivinarla si no lo es; por supuesto, en esta parte hay que poner un poco más de atención para acudir a dar pistas («estar es como tener» o «dar es como ver», etc.).

Completa las oraciones. Juego. Indefinido. ELE. A1. Juego de dados, como una «oca». Cuando se cae en una casilla, hay que completar la oración, a menudo pregunta respuesta. No se da un verbo determinado para conjugar, sino que tiene que decidirlo quien tiene el turno, por lo que puede haber varias soluciones válidas. Hay que poner cierta escucha para detectar errores sintácticos y explicarlos. No es sencillo y requiere cierto nivel, pero les ha gustado más que el de la tabla de tarjetas.

Ruleta de pruebas orales. A1-A2. Hemos utilizado el segundo listado que es un poco más complicado que el primero, más inicial. Se trata de girar una ruleta: cada número lleva aparejada una prueba oral, y se hace por turnos.

Les ha gustado bastante y han cambiado de juego (excepto un grupo, que ha preferido seguir todo el tiempo con la ruleta, que contiene 37 «pruebas»).

Mientras estábamos jugando, ha llegado un grupo de adolescentes que en principio van a colaborar en el apoyo escolar a infancia, y una de ellas ha decidido quedarse en nuestro grupo, siendo muy bien recibida. Se ha presentado, le han preguntado, ha preguntado y sobre todo ha jugado a la ruleta y ha conversado mucho. Ya nos irá contando su experiencia.

Para rematar esto, hemos reforzado una vez más el uso del pretérito perfecto simple a partir de sus experiencias del puente: «¿Quién escuchó música?», «¿Quién vio la tele?»…, completando una pequeña tabla en la pizarra y marcando claramente dentro de un óvalo cerrado algunos de los referentes temporales más utilizados con este tiempo: ayer, la semana pasada, el mes pasado, hace un año, el fin de semana (pasado).

Esto lo hemos hecho en conjunto, y han participado y se han reído mucho, incluso personas que se suelen mostrar reacias a participar en voz alta.

Con la persona que ha venido a apoyar hemos recordado algunas letras y sonidos del árabe que no existen en castellano, se han reído amablemente de mi pronunciación y caligrafía (con bastante razón), pero dando ánimos, y hemos aprovechado para hablar por encima de los «acentos» y de que no pasa nada por tenerlos, al contrario. Será un tema que habrá que acometer con más frecuencia, porque existe el temor a no ser entendida/o o a que se rían de ti por no pronunciar «correctamente».


En el apartado de los deberes, empiezan a tener exámenes y se les nota la alteración anímica, pues hay una carencia de vocabulario bastante notable, como es lógico; en la parte de ciencias puramente operativa (es decir, operaciones matemáticas o ejercicios de física sin enunciados, tipo convertir unidades), pueden defenderse y se ayudan mutuamente con cierta eficacia y utilizando el árabe como lengua vehicular con más frecuencia que el español, aunque hay una demanda constante para aprender esos términos en español (desde el signo de igualdad hasta las figuras geométricas o el nombre de las operaciones aritméticas, por poner algún ejemplo).

Quienes no tenían deberes han realizado el texto para completar del día anterior, con ayuda (no es sencillo, ya que son muchas palabras y con frecuencia requiere de comprensión lectora discursiva más allá de la oración).

Así ha terminado esta segunda semana, también incompleta y de solo dos días por el puente. A ver qué sucede cuando tengan que venir los cuatro días.

Algo a destacar es que a la hora de hacer los grupos se han limado mucho las reticencias iniciales a cambiar de personas, algo que en el campamento también costó un poco; en principio, las personas se agrupan como prefieren, pero hay normas: no todos los chicos juntos (son cuatro chicos y ocho chicas, de momento, aunque el número fluctúa según el día) y tampoco familiares juntos, al menos no mucho tiempo. También se sugiere la mezcla de edades (hay una excesiva oscilación, 12-17 años), que se acepta de buen grado.

Hoy ha habido también un conflicto, y es que dos de las chicas (13 años) se han hecho una foto durante la clase (con otras personas de fondo, encima), algo que saben que no está permitido, y la han borrado tan pronto como se lo he recordado, sin más.

En todo caso, la semana que viene habrá que volver a hacer alguna actividad de espacio seguro y compromisos para la convivencia.

Ir al blog.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.