Clases ELE de continuación para adolescencia. Santo Toribio 2021-2022. Semana 1

Ir al blog.

Contexto

En octubre de 2021 retomamos las clases de español para adolescentes. Después de la experiencia del campamento y de las clases de julio vespertinas a menores de 13 años, al grupo se han incorporado algunas de estas personas, así como otras no continúan por diversos motivos (estudios vespertinos, entrenamientos, nivel más alto que el resto que les permite incorporarse a clases de apoyo…).

Ahora mismo pienso que proseguirán en el grupo al menos 7 de las 12 personas que han aparecido estos días. Ya veremos.

Sea como fuere, el comienzo siempre es ilusionante, y me parece que se pueden hacer cosas muy interesantes que iré desgranando en este blog. Espero que los éxitos superen a las pifias y que no les haga perder el tiempo.

Sesión 1

En el Centro de Iniciativas Ciudadanas Segundo Montes.

El primer día viene poca gente, solo 5 personas, tres nuevas en el grupo. Momento de reencuentro desde junio o julio (a todas les había impartido clase en mini grupos diferentes, pero esas tres no habían participado en el campamento por distintas razones). Nos presentamos, escribí sus nombres en árabe en la pizarra, me corrigieron, hablamos de lo que hicieron en verano, de si habían estudiado mucho, de qué estaban haciendo ahora; de los horarios de las clases (de lunes a jueves y de 17:00 a 18:30) y de su estructura. Decidimos que vamos a dar la primera hora de español, y la última media para deberes quienes los tenga o para ejercicios escritos o interactivos de español para quien no.

Visitamos el centro para que todo el mundo lo conociera.

Les pasé una hoja con preguntas para ver en qué punto estaban de conocimientos. Más o menos un A2, en general, hay que repasarlo y continuar.

Hicimos muchas puntualizaciones gramaticales o de uso a partir de sus preguntas.

Una tarde extraña por la baja asistencia, pero de alta participación.

Sesión 2

Ocho personas. Jugamos al “Pistolero” para presentarnos; quienes sabían jugar se lo explicaron al resto. Esta sesión tuvo más de reencuentro, pues la mayoría habían acudido al campamento, por lo que se habló mucho de ello, de lo que querían hacer este año. Les explicaron a las nuevas incorporaciones los horarios y la estructura y todo el mundo se mostró de acuerdo.

Hicieron muchas preguntas sobre uso de la lengua y algunas sobre gramática, y fuimos contestándolas entre el grupo e hicimos un par de juegos para trabajar la diferencia entre la primera, la segunda y la tercera personas (Me gusta – Te gusta – Le gusta; Tengo-tienes-tiene), también en pretérito perfecto simple (fui – fuiste – fue; estuve – estuviste – estuvo; y con los regulares, la -é y la -í en las distintas conjugaciones).

Aún faltan tres o cuatro incorporaciones, por lo que no hemos empezado de verdad con un aprendizaje estructurado y progresivo, de momento estoy valorando el grado de participación y alentando a que sea equilibrada entre quienes más se atreven y quienes muestran más cautela.

A las seis se pusieron con los deberes, y aquí fue un pequeño caos porque a la mayoría les falta comprensión lectora y no se puede hacer una atención personalizada. Ya he pedido apoyo para al menos esta media hora.

Sesión 3

En principio, completo, 11 personas, una de ellas de apoyo a la conversación (bilingüe árabe-castellano), a falta de una posible incorporación si no encuentra sitio en otro grupo de su edad (es más joven).

Muy buen rollo y también tienen claras algunas normas básicas asentadas durante el campamento, como la escucha (por supuesto, no todo es perfecto y habrá que seguir trabajándola).

Volvimos a hacer un pistolero para fijar nombres y porque les gusta.

Empezamos más tarde, a las 17:30, porque yo tenía un compromiso previo (ya había aviado), así que hicimos una dinámica consistente en narrar una anécdota entre todo el grupo, aportando una frase por turnos. Una vez que la anécdota estuvo completa, nos separamos por grupos de tres para reconstruirla en cada grupo y para contársela dentro del trío. Cuando se la hubieron contado, lo escribí en la pizarra a partir de lo consensuado.

“Ayer fui al parque para correr. Descansé un poco para comer un bocadillo de queso, pero vino un perro corriendo y yo también corrí, me caí, me levanté otra vez y seguí corriendo. Me subí a un árbol y esperé. Cuando el perro se fue, bajé del árbol y me fui a casa”.

Este fue el texto consensuado, así que aprovechamos para reforzar las diferencias fui/fue, vine/vino; para ver los infinitivos después de preposición (para); los gerundios tras verbo conjugado (vino corriendo; seguí corriendo). La mayor parte de las dudas se resolvieron entre los participantes, y mi misión fue canalizar las intervenciones para centrarlas.

En el momento de deberes, algo menos caótico, pero siguen muy demandantes, como es normal, en la parte de lengua y de inglés; sin embargo, en matemáticas se organizan muy bien para explicárselo.

Fallo mío porque apenas había llevado tareas para quienes no tenían deberes, así que al acabarlas les pedí que ayudaran al resto, pero en dos casos resultó inviable porque el nivel es muy bajo, en un caso incluso con carencias en alfabetización y el otro no está escolarizado (18 años).

Seguiremos la semana que viene reforzando A2 mediante gramática práctica a partir de sus experiencias.

Ir al blog.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.