Clases ELE de continuación para adolescencia. Santo Toribio 2021-2022. Semana 12

Ir al blog.

Sesión 38

Lunes, 20 de diciembre de 2021

Última semana del año, semana que solo tendrá dos días. Hoy tocaba hacer cuentas, una pequeña evaluación conjunta aprovechando que han asistido nueve participantes y que no sé si mañana vendrán, que no hay muchas ganas.

-Han llegado tarde la mayoría, así que no ha habido canción.

-Círculo y hemos hablado del fin de semana y de día. Aún están con recuperaciones, vaya rollo.

-En la pizarra, he escrito tres columnas para empezar: «Qué queríais aprender», «Qué hemos aprendido», «Qué falta por aprender». En grupo, hemos rellenado las tres columnas. En general, casi todo lo que imaginaban que iban a aprender han llegado a la conclusión de que lo han aprendido, aunque piensan que es necesario repasar (y tienen razón, claro, sobre todo tiempos verbales): hemos hablado, escuchado, leído y escrito, pero no hemos abierto un diccionario, por ejemplo. Entre las cosas que quieren aprender, más cultura.

Tienen ganas de seguir, su percepción es que han aprendido mucho, y cuando les he sugerido que tal vez reduciríamos el tiempo de las sesiones a una hora, no se han mostrado muy conformes. Ya veremos cómo lo hacemos, porque sigue viniendo gente al barrio y habrá que ver cómo les acogemos y hacemos la enseñanza-aprendizaje de español con ellos.

-A continuación, he vuelto a escribir tres columnas: «Yo», «Mis compañeras/os», «Profes» (incluyendo a personas de apoyo). A partir de ahí, he ido añadiendo diversos ítems sobre los que reflexionar en esos tres ámbitos. «Asistencia», «Respeto», «Ayuda», «Compromiso», «Sociabilidad».

En general, se ha valorado como muy positivo el papel de las personas de apoyo. En cuanto a la evaluación propia, ha habido muchas variaciones, aunque por lo general ha sido media/alta en todas las personas e ítems. Me ha llamado la atención que la mayoría piensa que han ayudado más a sus compas que ayuda han recibido de ellas. Esto habrá que trabajarlo más sobre todo con un par de personas, cuya actitud en ocasiones es mejorable respecto a la ruptura de la fluidez de la sesión y al intento de acaparar las intervenciones.

-Hemos recordado que esta es la semana número 12, y que es la sesión 38, es decir, casi sesenta horas de español. Hemos recordado que todas estas sesiones conllevan una preparación, así que les he propuesto que para después de enero empecemos a hacer preparaciones conjuntas. A la mayoría le ha encantado la idea, y han lanzado la contrapropuesta de que cada semana dos sesiones las prepararán las personas participantes (de manera individual o en parejas) con mi apoyo si es necesario.

Les he pedido si podían recordar la estructura de una sesión, y lo han hecho a la perfección:

-Saludos.

-Canción.

-Círculo.

-Hablar del día o del fin de semana.

-Trabajar un tema (a partir de su experiencia): primero hablar un poco, después explicar y luego practicar de manera oral y escrita o con juegos.

-Juego final.

-Despedida individual.

La verdad es que lo han clavado. Además de estas cosas, han apuntado que también hemos hecho «murales» con postits, y que se han elegido canciones y juegos.

-Finalmente, y como no había más gente en todo el edificio, hemos salido al pasillo, que está ventilado y es amplio, para jugar al «pañuelo» cinco minutos con servilletas de papel descartables.

Ha sido una sesión interesante. A ver si mañana acude alguien.

Sesión 39

Martes, 21 de diciembre de 2021

Último del día del curso (al menos para la mayoría, ya que mañana por la mañana aún tienen sesión dos personas y otras dos se van a incorporar durante las vacaciones al grupo de más peques, que va a continuar), y han asistido ocho personas (clases de inglés y otros imprevistos).

-Canciones (ya que ayer no la escuchamos) y círculo.

-Hemos terminado de hacer la valoración, esta vez de herramientas de aprendizaje (incluidas las que piden de manera expresa):

  • Salir a la pizarra.
  • Explicaciones en la pizarra.
  • Hojas de ejercicios.
  • Hojas de teoría.
  • Conversaciones en parejas.
  • Conversaciones en pequeños grupos.
  • Conversaciones en grupo grande.
  • Preguntas-respuestas dirigidas.
  • Canciones con ficha.
  • Vídeos con ficha.
  • Ejercicios interactivos en internet.
  • Juegos en pequeños grupo.
  • Juegos en gran grupo.
  • Excursiones y salidas (no hemos hecho estos meses, sí en el campamento; lo he puesto para ver las ganas que tenían de hacerlo).
  • Personas que vengan a hablar.
  • Mirar el móvil (juegos o whatsapp)mientras otra persona habla (esto lo he puesto porque es algo que a menudo hacen).

Todos estos ítems los hemos valorado según dos criterios: «Me gusta» y «Me ayuda/Me resulta útil».

Han sido lo siuficientemente coherente para diferenciar aquellas cosas que les gusta de aquellas que les resultan útiles en el proceso de aprendizaje («10/0» con los móviles, respectivamente), aunque revela mucho de la inercia a la que les someten las clases en algunos puntos, como lo poco que les gusta hacer ejercicios escritos de «completar» o similares y la alta utilidad que les adjudican (y que no comparto).

Las notas que más cuadraban por lo alto eran los juegos en grupo. También se valoraba muy bien que vengan personas, hacer algunas salidas y, sobre todo, las explicaciones en la pizarra (que he intentado aminorar hasta el extremo).

Lo cierto es que más allá de esto, en la mayoría de las herramientas se ha dado una diversidad extrema (varias valoraciones de 0 y 10 para un mismo ítem).

Así pues, habrá que pensar muy bien los próximos meses. Habrá que equilibrar bien todas estas herramientas e incorporar salidas, además de que la preparación de al menos la mitad de las sesiones corra a cuenta de quienes participan.

-A continuación, les he propuesto un «story cube», pero no han querido, y en vez de ello han propuesto el juego del «Boom»: vamos diciendo los números por turno, y los múltiplos del 5 hay que decir «boom» en vez del número. Luego se va complicando, y añadimos los múltiplos del 3. Bueno, ha sido un poco lioso, porque una de las personas no termina de controlar los nombres de los números y tarda demasiado. Pero nos hemos reído mucho, eso sí.

-Entonces les he propuesto el juego de contar hasta veinte en grupo. Parece sencillo, pero hay varias normas: solo una persona puede decir un número cada vez, pero no se pueden decidir estrategias de turnos; si dos personas hablan a la vez, se vuelve a empezar. La otra norma es que cuando se llegue a 20, todas las participantes del grupo deben haber dicho al menos un número, y, si no, no vale.

Muchos intentos, pero finalmente lo hemos conseguido.

-Al final, y antes de despedirnos, hemos hecho el juego de los golpes en la mesa, y me han eliminado muy pronto, tienen mucha experiencia, ja, ja.

Bueno, han sido dos meses y medio intensos, pero han valido la pena.

Ir al blog.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.