Preadolescentes de ELE sin vacaciones… por voluntad propia

Actualizada el 4 de enero de 2022.

Primera semana

Jueves, 23 de diciembre de 2021

Pues así es, el grupo de preadolescentes de 18:30 a 20:00 (11-12 años) ha decidido que no quería vacaciones, y a él se han sumado otras tres personas que están asistiendo a las sesiones de ELE de Santo Toribio que se imparten en el Centro de Iniciativas Ciudadanas Segundo Montes de lunes a jueves y de 17:00 a 18:30.

Como estamos en vacaciones, vamos a aprender a través del juego. A propuesta de las personas participantes, estamos haciendo multitud de juegos de imitación, que luego hay que verbalizar («¿Qué es…? … es un pato», «¿Qué está haciendo…? …está corriendo»), de números («Boom, jajajá«, «Contamos hasta 20«), de observación («¿Qué ha cambiado? ¿Dónde estaba antes?«), muchos «ahorcados«…

También estamos haciendo otros juegos como «Evolución«, «Golpe en la mesa«, «Director de orquesta» o juegos de seguir el ritmo y aprender nombres (A golpes con tu nombre) y «Pistolero«.

A medida que ha ido pasando la semana, hemos ido maximizando las medidas y adaptando o eliminando juegos para mantener las distancias, ya que la covid se esté disparando.

De momento, el tiempo pasa muy rápido, a ver si el lunes seguimos con la misma fuerza o apetece aprovechar las vacaciones para estar en familia o salir por la ciudad.

En cualquier caso, gracias a las chicas y los chicos por esta semana tan divertida.

Segunda semana

Lunes, 27 de diciembre de 2021

Empieza la semana y lo primero que me encuentro es a dos de las muchachas que me dicen que han preparado un juego el fin de semana y que si podemos jugar. ¡Genial! ¿Se puede empezar con más ternura?

Siete personas asisten, aunque hay un cambio respecto a la semana anterior, ausencia por reincorporación.

Lo primero que hago es recordar la importancia de seguir las normas de protección contra la covid. Lo entienden perfectamente. Lo segundo es comunicarles que mañana no estaremos en el Segundo Montes (problemas de gestión del personal de los centros municipales, ajenos a mi voluntad), sino en Santo Toribio, y que el horario cambiará y será de 17:30 a 19:00. Protestan porque les parece poco, me piden estar más tiempo… ¡uf!

He llevado varios libros «Pop-up» para decorar el aula y que los echen un vistazo, y algunos otros para lectura, y cada quien ha escogido uno de estos últimos para llevar a casa y leer durante las vacaciones.

A continuación, propongo jugar al juego que han preparado y de pronto soy un jugador más asignado a un equipo , ellas dirigen todo.

Se trata de un juego de adivinanzas que han ideado ellas mismas, 18 preguntas que nos hacen y que abarcan mucho vocabulario que hay que ayudar a comprender y a veces a traducir. Los equipos se reúnen pero guardando las distancias. Al final, un gran aplauso por preparar el juego y por pasarlo tan bien.

Luego escribo en la pizarra otros juegos según los van nombrando, y decidimos en grupo a cuáles jugar. Terminan siendo un «Pistolero«, un «¿Qué ha cambiado? ¿Dónde estaba antes?» y un «Director de orquesta«. Cuando íbamos a jugar un ahorcado, resultó que ya eran las ocho menos cinco, así que no nos dio tiempo y jugamos rápidamente a un «Director de orquesta de carcajadas«, para irnos con buen tono y que lo conozcan (quienes no lo conociesen antes).

Cuando salimos, y ya que vamos en la misma dirección, cuatro del grupo pasamos por Santo Toribio y echamos un vistazo a las salas, para ver las distintas posibilidades que nos ofrecen para mañana. A ver qué se les ocurre.

Martes, 28 de diciembre de 2021

Cambio de escenario para la sesión, esta vez hemos estado en Santo Toribio.

Hemos comenzado en el vestíbulo de la iglesia, un círculo de sillas con las puertas de par en par. Preguntamos qué tal nos ha ido el día y luego jugamos al Mercado de chiní-chinó. Ha sido complicado, pero para adivinar la solución hemos podido repasar cómo se escriben muchas palabras y la diferencias fonéticas e/i y o/u.

A partir de ahí, hemos dividido el grupo (hoy, 6 personas), de modo que en parejas han jugado al futbolín (solo una partida de dos bolas para no prolongarlo más de un par de minutos cada vez, con mascarilla bien ajustada), y el resto hemos jugado a las cuatro esquinas, pero limitando mucho los movimientos (no se podía correr); al final, no queda tan divertido, pero bueno. El caso es que a la persona que quedaba en el centro había que hacerle preguntas, y hemos aprovechado para preguntar sobre este año, esta semana, hoy (pretérito perfecto compuesto).

También hemos jugado a 1, 2, 3, palmada, salto, vuelta (también adaptada para limitar los movimientos, que han sido mucho más lentos). Se han divertido mucho, de todas formas. Luego hemos jugado a Pueblo, duerme (versión simple), a propuesta de una de las participantes, que lo ha explicado muy bien.

Finalmente, hemos jugado a ¡Te pillé!, también ha sido divertido.

Han llegado las siete, hora del fin, pero varias personas han solicitado quedarse un poco más para preparar juegos para el resto de la semana, así que hemos estado hasta las siete y media.

Habrá que ver cómo se desarrolla la pandemia, si nos deja terminar estos días; de momento, me parece que el grupo está funcionando bien, nos reímos mucho, se ayudan y se están soltando a hablar. Vamos a ver si continúa el progreso, la diversión seguro que sí.

Miércoles, 29 de diciembre de 2021

La asistencia ha retornado a las siete personas y hemos ampliado horario a dos horas, que también se han hecho cortas.

Después de preparar los juegos ayer, hoy, sin embargo, han insistido en jugar a juegos de mesa. Así que hemos seleccionado uno que permitiera mantener las distancias, con el «tablero» en el centro del aula y cada persona levantándose por estricto turno a consultarlo para hacer su jugada (el juego era de números, no lo conocía y he olvidado el nombre… lo han seleccionado ellas entre los que juegan los viernes en el tiempo libre).

No obstante, antes de jugar hemos recordado todos los juegos que han preparado o listado, y hemos hecho unas rondas de preguntas-respuestas y encadenados para practicar el pretérito perfecto compuesto; una de las participantes ha salido a explicarlo a la pizarra, muy bien, y las personas que más lo conocían o recordaban pasadas explicaciones la han ayudado. La explicación ha durado un par de minutos y las prácticas, diez. A partir de entonces, he aprovechado para recordar su uso cada vez que había oportunidad en las interacciones de clase.

Además de algún juego de ayer, hemos jugado a Zapatito inglés, pero adaptándolo a las circunstancias: se han hecho dos grupos en vez de uno, en dos espacios diferentes, bien ventilados, con distancia entre las personas participantes, y no se podía correr, solo caminar despacio; además, también había distintas adaptaciones, ya que no se trataba de decir «sin mover los pies», sino que la persona que la quedaba daba diferentes órdenes y el resto tenía que cumplirlas. Por ejemplo: «Un, dos, tres, zapatito inglés, a la pata coja», y la gente tenía que pararse sobre una sola pierna; o «Un, dos, tres, zapatito inglés, moviendo el pie derecho».

También hemos jugado por parejas a «Ni sí, ni no», en el que la pareja tenía que hablar por turnos, y durante la conversación no se podían pronunciar las palabras «Sí» ni «no».

Antes de irnos, hemos vuelto a intentar contar en grupo hasta veinte , y casi lo conseguimos en una ocasión, pero nos dimos cuenta de que una de las personas del grupo no había participado (llegamos hasta dieciocho, pero con las normas en la mano, nuestro record sigue en trece, de momento).

Para finalizar, pusimos en la pizarra el listado de juegos propuestos para jugar mañana (además de elegir un juego de mesa al que podamos jugar en las presentes circunstancias), tengo que preparar alguna función para trabajarla con los juegos. La verdad es que cada vez se van atreviendo más a hablar y esto hace que recordemos constantemente funciones y exponentes funcionales, así como nociones importantes.

Han vuelto a insistir en entrar a las 17:00 en vez de a las 17:30, pero de momento no transijo, es mejor que se haga corto a que todo se acabe por una mala tarde que se haga excesivamente larga.

Jueves, 30 de diciembre de 2021

Las siete irreductibles han llegado al final de año cargadas de ganas de jugar y aprender, orgullo de personas que se ofrecen para preparar juegos y para participar en los de las compañeras.

Hoy hemos empezado con «teoría» para leer y escribir.

Hemos repasado un vocabulario básico de juegos de mesa a la vez que construíamos oraciones, leíamos y escribíamos. Al principio han mirado el documento con recelo, pero en cuanto se han puesto a leer se han ayudado con las palabras más difíciles (no teníamos ningún juego delante, a ver si recordaban los juegos de ayer) y nos hemos reído un montón.

A continuación, hemos bajado al armario de la sala grande para ver qué juegos podíamos utilizar; hemos descartado los que requerían juntarse y los que eran para pocas personas (no me atrevo a hacer ahora mismo ni parejas de no convivientes), así que nos hemos subido un par ellos para utilizar algunos de los elementos y preparar otros juegos.

En realidad, como teníamos tantos juegos preparados de días previas, solo hemos ensayado un juego nuevo, tomando el reloj de arena de un juego y unas tarjetas blancas y desechables de otro, y de esa manera hemos escrito diversos nombres de animales en las tarjetas y hemos jugado al «¿Qué soy yo?» (el típico juego de colocarse una tarjeta en la frente, sin saber lo que pone, y hacer preguntas cerradas -sí/no- al resto hasta adivinar qué es). Lo han hecho muy bien, con alguna ayudita mutua de mímica y alguna que otra sugerencia de corrección, y hemos hecho dos rondas completas antes de cambiar de juego, regresando al Pueblo, duerme (del que hemos hecho una ronda para que todo el mundo pasara por dirigirlo).

Para finalizar, hemos hecho dos juegos «rápidos»: ¡por fin hemos llegado a veinte! (Contamos hasta 20) y todas hemos dirigido una orquesta de carcajadas Director de orquesta de carcajadas.

El lunes hay una sesión de Títeres en el Centro Segundo Montes, a las 18:00, así que comenzaremos a las 17:00 por si luego quieren asistir al espectáculo, que tiene buena pinta.

Y ya está, las sesiones terminaron por este año. Muy divertidas estas vacaciones, gracias a a estas personas irreductibles tan llenas de vida. ¡Feliz año nuevo!

Tercera semana

Lunes, 3 de enero de 2021

Seis personas asisten, por vacaciones de una de ellas, y vuelve María después de un par de lunes de vacaciones. Hablamos del fin de semana, y alguna cuentan que se lo han pasado muy bien porque han jugado mucho en el parque. El ambiente es raro: por un lado, locuacidad, por otro, cierta pasividad.

Ha sido una sesión rara, pues pensé que iba a ser muy breve por los títeres. Pero se nos ha estropeado este plan, ya que han anulado la función de las 18:00, y nos lo han dicho cuando ya llevábamos más de media hora de sesión. Quería aprovechar para meter un poco de lectura, escritura y palabras nuevas, pensando que luego iban a divertirse mucho, y a enseñarles algunos juegos nuevos y rápidos para que los incorporaran a sus listados.

Por otro lado, y a pesar de que no hubiese función, no han querido irse antes de las siete y media, así que nos ha quedado una sesión larga y bastante desequilibrada.

Total, que podía haber sido mejor, pero bueno, vamos a ello.

-Para empezar, y después de charlar sobre el fin de semana, les he entregado una hoja con dos páginas para leerlo en grupo.

Se trataba de un poco de «teoría» sobre libros, ya que se han mostrado muy interesadas en acercarse a ellos durante todo este tiempo, y el vocabulario ha ido saliendo de manera un poco dispersa. Hemos utilizadoo varios libros como ejemplo a la hora de ver lo que era la portada, el lomo, la contraportada, el índice, el ISBN… Esta parte ha ido mejor de lo que esperaba y se han implicado a pesar de que se notaba cierta lasitud y cansancio en una de las personas. Hemos charlado de sus hábitos de lectura, de sus libros favoritos (si es que los había), de la biblioteca, de cuántos libros hay en sus casas… y han escrito las respuestas personasles a algunas de esas preguntas.

Aquí es cuando nos han dicho que no había títeres, así que las siguientes casi dos horas han sido un tanto «improvisadas».

Empezamos con un acuerdo sobre la hora de salida, ya que empezaron a pedir por favor en actitud implorante que a las siete y media, así que, como otras veces, les recordé que así no se hacían las cosas y que quería argumentos, al menos uno por persona. Alguna me dio varios. Más o menos, quedaron así:

-Era la hora de salida habitual y el centro está abierto a esa hora.

-Se puede aprovechar esa media hora de más para aprender español mientras jugamos.

-En casa es más aburrido y no se aprende.

-El voluntariado (María y un servidor) no tenían otra clase posterior.

-Las familias supondrían que la hora de salida era la habitual ya que solo se sabía la hora de comienzo de los títeres, pero no la del final, así que habían supuesto que eran hasta las siete y media.

Igual me olvido de algo, pero básicamente esos fueron los argumentos para prolongar el horario a dos horas y media. La verdad es que me daba miedo no poder mantener el ritmo hasta el final -los juegos nuevos que había preparado para mostrarles no durarían tanto tiempo-, pero el esfuerzo de aportar argumentos y mantener un tono conversacional adecuado merecía el intento.

Para empezar, y por su iniciativa, hicimos una ronda de Pueblo, duerme para que todo el mundo lo dirigiera, y aprovechamos para explicar a María la versión simple a la que hemos jugado estos días.

Luego, hicimos un Director de orquesta y, tras un par de jugadas, cambiamos la estructura del juego: ahora, la persona que tenía que descubrir quién dirigía la orquesta no salía de la sala, sino que se situaba en el centro del círculo, cerraba los ojos y los mantenía cerrados mientras escuchaba la orquesta; señalaba con la mano a quien pensaba que la dirigía. Ha sido muy divertido y les ha gustado. El objetivo era destacar la importancia de la escucha.

Después pasamos a un «Teléfono escacharrado», pero no de palabras, ya que no podíamos acercarnos, sino de gestos. En una fila cuyas integrantes miran en el mismo sentido, la última ejecuta tres gestos ante la penúltima (que se gira para verla), que debe repetirlos ante la antepenúltima… y así hasta que llega a la primera persona de la fila. Entonces se comparan los gestos que esta ejecuta con los de la primera persona. Las risas están aseguradas, y destacamos la importancia de la comunicación no verbal, por un lado, y de la perversión del mensaje al pasar de una a otra persona, por otro.

A la hora de sugerir juegos, se notan ya las preferencias, pues hay personas que no quieren jugar a algunos que otras proponen, mientras estas estarían encantadas de pasar la tarde jugando a ellos. Así pues, hemos tenido que equilibrar preferencias y cambiar roles. Así, quienes no querían jugar al «Ahorcado» han salido a elegir las palabras para que el resto las adivinara (así también surgió la variación del juego de «El Director de orquesta»).

Luego hemos jugado un «Pasapalabra» por equipos, con solo algunas letras, y les he sugerido que, si les gustaba, mañana serían ellas quienes prepararan sendos pasapalabras de unas diez letras cada uno para que el otro equipo los resolviera. Les ha gustado la idea, así que esa será una de las actividades de la tarde.

Finalmente, hemos intentado volver a contar hasta veinte (por iniciativa previa de varias personas), pero a esas horas ya no estábamos para concentrarnos y no hemos pasado de seis.

Les he prevenido de que mañana seguramente será el último día, ya que la Covid sigue aumentando y están los Reyes por el medio, y no les ha gustado la idea. A ver cómo lo gestiono. Si finalmente mañana es el último día, aparte de lo que tengo preparado de lectoescritura propondré que sean ellas quienes lleven el peso de la sesión. Y habrá que hacer una valoración. También me gustaría hacer alguna dinámica de autoestima. Mañana vemos quiénes y cómo vienen, esperemos no se presenten problemas de salud.

Martes, 4 de diciembre de 2021

Último día de sesiones, seis personas han asistido, las mismas que ayer. Un poco de tristeza por terminar, y lo peor es que tampoco empezamos el lunes, vamos a esperar una o dos semanas a ver si van descendiendo los contagios, se van vacunando quienes falten o, en general, la epidemia vaya atenuándose.

En todo caso, hoy hemos hecho bastantes cosas para cerrar esta etapa de buena manera, dadas las circunstancias, sin renunciar a la lectoescritura.

Hemos empezado con el círculo y hablando de cómo ha ido el día, repasado el vocabulario del jueves y de ayer y, a continuación, les he entregado un texto para trabajarlo:

Las vacaciones de Navidad de 2021

Estas vacaciones de Navidad he ido a clase de español por las tardes, de lunes a jueves, al centro Segundo Montes y algún día a la parroquia de Santo Toribio.

Hemos hecho muchas cosas, siempre con cuidado porque la pandemia ha vuelto a crecer. Normalmente el grupo era de siete personas, aunque a veces éramos seis y otras a veces, ocho.

Sobre todo, hemos jugado a muchos juegos: he dirigido orquestas, he cantado, he bailado, he imitado animales, he mimado acciones, he adivinado palabras, he buscado cosas, he descubierto adivinanzas, he preguntado, he contestado, he ordenado hacer cosas, he pedido cosas a otras personas, he pedido permiso, he saludado, me he despedido, he elegido juegos, he preparado juegos, he jugado a juegos de mesa, he recogido los juegos, he escrito, he leído, he quedado con mis compañeras para cambiar la hora y el lugar de las clases, he dicho dónde estaban las cosas, he dado mi opinión, he pensado mucho y he aprendido muchas cosas.

Ha sido muy divertido (bueno, cuando hemos explicado cosas en la pizarra, no tanto) y espero seguir jugando y aprendiendo también después de vacaciones.

1. ¿Cómo se dicen las siguientes expresionesen tu lengua materna?

Imitar animales
Mimar acciones
Elegir juegos
Quedar con una persona
Dirigir una orquesta
Ha sido muy divertido
Espero seguir jugando

2. Colorea en el texto los verbos que se refieran al pasado.

3. Rodea con un color las expresiones que se refieran a “antes”, y con otro color diferente las que se refieran a “ahora”.

Vivía en Marruecos – Vivo en Valladolid

Estoy en el instituto – Estaba en la guardería

A las cinco no había nadie en clase – Hay tres personas en clase

La mochila está en el armario – La mochila estaba en el suelo


No hemos hecho todos los ejercicios, ya que se trataba de utilizarlo también para hacer una valoración de estos días a partir de lo hecho y de lo que han expresado previamente.

Primero lo han leído de manera individual, a continuación, en grupo, y finalmente yo he hecho una lectura en voz alta. En este punto hemos visto si había alguna duda, y las hemos resuelto entre todas. Han escrito en árabe en los cuadros correspondientes cuando entre todas han llegado a un acuerdo sobre el significado.

Hemos utilizado el texto para ver qué habían hecho, qué les había gustado más, qué menos, qué repetirían… también hemos hecho un repaso práctico de funciones (pedir permiso, pedir cosas, dar órdenes…). También hemos valorado la temporalidad, y aquí la generalidad era que les hubiera gustado estar más días a la semana y más horas cada día. Pero se lo han pasado muy bien, se ha generado un buen grupo y han aprendido.

A continuación, les he dicho que les iba a hacer un examen y han protestado mucho, pero he sido firme: examen de juegos. He listado todos los juegos que hemos jugado estos días (25) a ver si se acordaban de todos. Esto también ha dado para evaluar cuáles les han gustado más y cuáles tenían olvidados. He citado dos de más (27 en total), uno para jugar rápidamente 1, 2, 3, palmada, salto, vuelta y otro a petición de una participante (bailar mientras hay música y parar cuando esta se detiene; lo hemos hecho de manera muuuy lenta y con muuuucha distancia); además, hemos jugado a otro par de juegos rápidos cuando lo han pedido.

Tal y como habíamos quedado ayer, hemos jugado un pasapalabra en dos grupos: cada grupo tenía 9 letras para generar 9 preguntas que tenía que responder el equipo contrario. Al final ¡empate a 9! Lo han hecho genial.

Para finalizar, he querido cerrar las sesiones con un «libro personal». Así, cada persona ha escogido un folio de su color preferido y ha construido un minilibro de ocho páginas. Cada quien ha decorado la portada con su nombre y la mayoría con un dibujo. A continuación, cada persona ha escrito en el libro de los demás algo bueno (sin moverse, han ido pasando los libros a la compañera de la derecha hasta que ha regresado de nuevo a la dueña del libro, y cada persona tenía un minuto o poco más para escribir o dibujar algo bonito en la página correspondiente).

Para escribir lo que pensaban hemos escrito en la pizarra una serie de adjetivos y expresiones positivas o de agradecimiento, según iban surgiendo las necesidades; alguién preguntaba cómo se decía alguna cosa en español y el resto le ayudaba a traducirlo desde el árabe. Algunas personas han escrito también algunas palabras en árabe, siempre y cuando hubieran escrito algo en español.

Ha sido un buen final y nos hemos marchado con las energías cargadas hasta que volvamos a encontrarnos, a ver cuándo puede ser.

¡Muchas gracias a todes!

PD: como era el cumpleaños de una persona del Segundo Montes, le hemos cantado el cumpleaños feliz y agradecido los bombones que ha compartido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.