Clases ELE de continuación para adolescencia. Santo Toribio 2021-2022. Semana 18

Ir al blog.

Sesión 57

Lunes, 28 de marzo de 2022

Comienza el día muy tímidamente, poquitas personas, solo 7, y luego se incorpora una más.

Hoy es un día importante, porque la persona más tímida y más joven se ha animado a hacer una presentación de un tema. Ha escogido las matemáticas.

Antes de empezar, hablamos un rato sobre el fin de semana, cómo ha ido el día, echamos unas risas y creamos un ambiente propicio para que se sienta cómoda. Coge su cuaderno, se acerca a la pizarra y empieza su intervención.

Es lacónica, no quiere equivocarse y tampoco quiere parecer protagonista, así que ya desde el principio nos sugiere hacer un juego sencillo. Casi todo el mundo lo adivina rápidamente; ella sonríe, afirma que sí, que esa es la solución, y nos propone otro juego de números. Ha colado. Todo el mundo se lanza a hacerlo, quien más quien menos afirma que ya lo ha solucionado, pero no; parece sencillo, pero no lo es. Se genera un debate sobre qué número es mejor poner en qué lugar, si ese está repetido… ella contesta a todas las preguntas con rapidez y certeza.

Finalmente, nos da una pista y todo queda aclarado, uno tras otro, todos los números toman su lugar y hay un ambiente de satisfacción general. Aplauden.

Aún propone un tercer juego, más complicado si cabe, y decidimos que no va a dar la respuesta, sino que habrá que intentarlo en casa.

Le damos las gracias y empienzan a surgir otras dudas: qué matemáticos conocemos, qué matemáticas -ninguna-, de dónde eran esos matemáticos, de qué siglo. Se genera otro debate a través de los siglos, cómo podían saber tantas cosas sin google ni internet, cómo ha cambiado lo que sabemos y los modos de acceder a ese conocimiento.

La verdad es que ha sido muy interesante. Terminamos con un juego por grupos, muy rápido y sencillo, en el que el mensaje va recorriendo una fila y luego hay que escribirlo en la pizarra. Lo corregimos y nos damos cuenta de las distorsiones con solo cuatro pasos.

Sesión 58

Martes, 29 de marzo de 2022

Jornada rarísima. Nos acompaña una persona de Integración Social en prácticas. Al principio aparecen solo seis personas y al final somos doce, con gente de visita que no venía desde julio del 2021 y llega a última hora para saludar. Del grupo solo falta una persona, que tiene clase en la EOI.

Nos toca la sala pequeña, por ser martes, así que apenas podemos hacer juegos de mucho movimiento. Les propongo que antes de vacaciones tenemos que terminar de estudiar tres formas verbales y sus principales usos: condicional compuesto, pluscuamperfecto de subjuntivo (ambos para las condicionales no posibles) y el pretérito perfecto de subjuntivo, además de terminar de practicar los usos principales del pluscuamperfecto y el futuro perfecto de indicativo.

Aceptan. Hacemos el juego de la silla vacía, practicando todas las formas que ya sabemos y muchos de sus usos. Aprovecho para meter pequeñas conversaciones casuales que refuercen lo que estamos viendo, tanto en su uso como las diferencias entre formas. Aún hay mucho desconcierto con los usos del presente de subjuntivo, sobre todo con las peculiaridades sintácticas de aquellas expresiones con función y sentido equivalentes pero que varían entre el indicativo y el subjuntivo dependiendo del exponente. Bueno, poco a poco.

Durante el juego, en vez de repetir la misma oración para fijarla, ahora se intenta todo lo contrario, que a partir de lo que diga la primera persona tengan que improvisar y hacer oraciones con sentido de cuatro partes y terminando en un nombre. La verdad es que se loppasan muy bien, y también repasan las preposiciones de los regímenes verbales.

Nos vamos porque llega el otro grupo y ya les hemos robado cinco minutos.

Sesión 59

Miércoles, 30 de marzo de 2022

Apenas me dejan saludar y preguntar sobre el día, aunque todavía la gente no ha llegado, solo somos cinco. Pero las personas que van a exponer hoy no quieren esperar, tienen prisa, aseguran que va a ser muy largo.

Así y todo, mantenemos algunas peguntas para confirmar que estamos bien y que nadie ha tenido un día especialmente malo, y así de paso van llegando otras dos personas.

Tenían razón, iba a ser largo.

Al principio, hay un poco de pique, porque uno de los ponentes dio caña con preguntas otros días, y había ciertas ganas maliciosas de revancha y de cuestionar, pero después de cinco minutos todo cambió.

Hablaron del agua. Primero presentaron el tema y la importancia del agua para el ser humano, tirando de móvil y leyendo muy rápido. Lo paré y les sugerí que no presentaran, no que leyeran. Me miraron con bastante indefensión, pero luego se pusieron manos a la obra. Hicieron preguntas, ofrecieron datos con sus fuentes (leyeron un poco) y nos preguntaron para comprobar lo que sabíamos. Algunas de las preguntas se referían a lo ya dicho, pero otras anticipaban la siguiente parte.

Expusieron y dibujaron el ciclo del agua y sus fases, y finalmente nos separaron en varios grupos para hacer unos juegos de evaluación y de conocimientos generales sobre el agua.

Ha sido una tarde muy bien aprovechada, se han llevado muchas felicitaciones y hemos aprendido un montón.

Sesión 60

Jueves, 31 de marzo de 2022

El mejor remate que se podía esperar a la semana. El día anterior por la mañana había pedido a uno de los participantes -que también asiste por las mañanas a una sesión especial de una hora (lunes a jueves) para compensar que no está escolarizado- que coordinase él la sesión de esta tarde. Un poco receloso, accedió, a condición de que le ayudase a prepararla. Así que estuvimos detectando cuál era la estructura de una sesión: saludo, charla sobre el día, repaso de lo visto en la sesión anterior, presentación de lo se va a estudiar y al menos un par de dinámicas para practicarlo, despedida con un juego rápido.

Le pedí que incorporara a la sesión todas estas partes, y que en la parte a trabajar retomase las condicionales y su estructura: «Si (no) hubiera…, (no) habría…», con diversas fórmulas de expresión de tiempo. Además, tenía que pensar en un par de juegos (recordamos media docena para elegir).

Así que en cuanto el grupo de las 16:30 terminamos, el nuevo profesor entró decidido en el aula, cogió el rotulador y empezó la sesión.

Ha sido muy divertido verlo un año después convertido en profesor. Toda la clase ha sido una sucesión de risas y chascarrillos, peticiones de respeto, pero siempre como acompañamiento a la labor, que ha ejercido con mucha solvencia dentro de la situación. Le han seguido el juego, ha explicado muy bien la condicional y sus dos partes, el hecho de que se refiera a una situación que ya no se puede cambiar. A la hora de jugar, y entre risas, ha llevado perfectamente los juegos (como era de esperar, los dos que más están gustando, el de la silla vacía y el de la competición entre los dos grupos para escribir la oración final, pero bueno, a ver si les saco de ahí en breve) y luego ha estado muy certero a la hora de dirigir las correcciones de las oraciones en grupo.

Todo el mundo ha participado en las diferentes posiciones, por lo que han experimentado ser quien recoge el mensaje de primera mano y ser quien lo escribe después de todos los cambios.

Por supuesto, le han felicitado, aplaudido y jaleado, y yo también.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.